Video explicativo del sistema GLP/GNC

¿Qué es el GLP?

El GLP (Gas Líquido de Petróleo) es una mezcla de hidrocarburos, principalmente Propano y Butano, que en condiciones ambientales normales se presenta en estado gaseoso pero que pasa al estado líquido a presiones superiores a los 2 bar. El GLP se obtiene de la extracción del petróleo, en una medida de aproximadamente el 2% del producto extraído, y de la refinación del gas natural, en una medida de aproximadamente el 5%. Además, es un subproducto de la refinación del crudo. El GLP que se comercializa actualmente en Italia se obtiene en aproximadamente un 55% de yacimientos de gas natural y en aproximadamente un 45% de la refinación de petróleo. El GLP empezó a utilizarse como combustible en 1800 y, en virtud de los grandes progresos tecnológicos de los sistemas de conversión, hoy constituye la alternativa ideal para ahorrar y para viajar respetando el medio ambiente. De hecho, los vehículos alimentados por GLP emiten menos gases contaminantes que aquellos alimentados por gasolina, y no producen partículas. Además, la combustión de GLP no genera residuos carbonosos. Por este motivo, el aceite de motor en los vehículos alimentados por GLP se presenta límpido y con sus propiedades intactas aun después de muchos kilómetros, lo que contribuye a limitar el desgaste de las partes mecánicas del motor. En la actualidad, en Italia hay aproximadamente 3.000 columnas de GLP para abastecer a los más de 1.700.000 vehículos a GLP que circulan por las carreteras italianas.

¿Qué automóviles se pueden transformar a GLP?

Pueden convertirse a GLP todos los automóviles alimentados por gasolina dotados de sistema de alimentación por carburador, de turbocompresor y de inyección, incluso con silenciador catalítico, y homologados hasta Euro 6. Hay a disposición sistemas de conversión a GLP también para los motores de inyección directa más comunes.

¿Qué ventajas ofrece la transformación a GLP?

Un ahorro considerable en costes de combustible (más del 50% respecto de la gasolina). Para calcular la conveniencia económica, hay que considerar la ventaja del coste del GLP (del 50% al 60%) asociada a una menor distancia kilométrica recorrida (10-12% aproximadamente). Una mayor autonomía, en general de 400 a 500 km, gracias al añadido del depósito de GLP. Menores emisiones, que normalmente garantizan la circulación de vehículos alimentados por GLP aun en días con numeración de matrícula alterna o limitaciones de tráfico. La combustión de GLP no produce residuos carbonosos (que provocan el ennegrecimiento del aceite de motor). Por este motivo, el aceite de motor en los vehículos alimentados por GLP se presenta límpido y con sus propiedades intactas aun después de muchos kilómetros, lo que contribuye a mejorar el rendimiento y a limitar el desgaste del motor.

¿Los sistemas GLP son seguros?

Totalmente. Los sistemas instalados en Italia desde enero de 2001 responden a la normativa europea ECE/ONU 67/01, que garantiza estándares de seguridad muy elevados, definidos sobre la base de especificaciones internacionales y pruebas (de choque, de incendio del vehículo, etc.) extremadamente severas. Además de estar probados y homologados en todas sus partes según esta normativa, los sistemas de conversión a GLP están dotados de distintos dispositivos de seguridad, a saber:

  • multiválvula, depósito con sistema de bloqueo de carga al 80%, que limita el llenado para garantizar la expansión del gas en caso de aumento de la temperatura,
  • electroválvulas de seguridad que cierran el circuito de gas en la salida del depósito y en la entrada al reductor de presión en el compartimiento del motor, depósito homologado según las normas más estrictas.

En definitiva, los sistemas GLP modernos son totalmente seguros. Hoy en día, los sistemas GLP Lovato Gas ya vienen instalados de fábrica o son recomendados por numerosos fabricantes de automóviles.

¿Cómo está hecho un sistema GLP moderno?

La más reciente evolución tecnológica de los sistemas de conversión a GLP han sido los sistemas de inyección secuencial multipunto, como LOVATO EASY FAST GPL. Este sistema de inyección secuencial “sincronizado” de GLP, en el que el gas se inyecta en cada cilindro por un inyector sincronizado con la fase del cilindro tal como ocurre en el funcionamiento con gasolina, está diseñado para motores de 2 a 8 cilindros, incluso turbo, Valvetronic, Twin Air y Multi Air. Además, es compatible con todos los automóviles con sistema Start & Stop. Gracias a esta tecnología, el sistema EASY FAST se ha homologado según las normas más recientes, hasta EURO 6. Todos los componentes del sistema han sido estudiados y probados durante largos períodos por el Centro de Investigación y Desarrollo Lovato Gas para garantizar los máximos niveles de prestaciones y fiabilidad. Los componentes fundamentales del sistema son los siguientes:

  • Toma de carga: Toma con empalme conforme a la norma italiana (utilizada en la mayoría de los países europeos, a excepción de Alemania, Holanda, Luxemburgo, Reino Unido e Irlanda), dotada de válvula antirretorno, mediante la cual se llena el depósito. Instalable en la carrocería o debajo de la tapa de la gasolina, si el espacio lo permite.
  • Depósito: Se llena con GLP en estado líquido mediante la bomba de llenado, a una presión de aproximadamente 15 bar. El depósito es de acero electrosoldado de alta resistencia y está tratado térmicamente para evitar que se produzcan fracturas en caso de deformación por choque. Comúnmente tiene forma toroidal para poder alojarse en el compartimiento predispuesto para la rueda de auxilio, pero también puede ser de forma cilíndrica.
  • Multiválvula: Válvula multifunción montada en el depósito que permite la carga del gas que entra desde la toma de carga y regula el bloqueo de seguridad al 80% del llenado. Alimenta el circuito de alimentación del sistema y mide el nivel del gas con sensores dedicados. La multiválvula está dotada de electroválvula para el cierre con el motor apagado y de válvulas de seguridad térmicas y de sobrepresión. La zona multiválvula está cerrada por una caja o una tapa estanca al interior del automóvil.
  • Reductor: Vaporiza el gas de estado líquido a gaseoso y reduce su presión estabilizándola en el nivel óptimo para la alimentación del common rail de inyección. Está dotado de electroválvula de seguridad para el cierre del circuito al apagado del motor.
  • Filtro de gas: Garantiza el flujo de gas sin impurezas ni residuos aceitosos al common rail de inyección y a los cilindros. El sistema LOVATO EASY FAST está dotado de sensores de temperatura, presión del gas y carga del motor para optimizar el funcionamiento del sistema.
  • Inyección de gas Common Rail: Controlado por la centralita electrónica de inyección del sistema (ECU), inyecta la cantidad de gas correcta en cada cilindro mediante inyectores sincronizados con el motor.
  • Conmutador gas/gasolina: Permite la conmutación de gas a gasolina e indica el nivel de gas en el depósito mediante una escala de leds de señalización. Durante el funcionamiento normal, el vehículo arranca con gasolina y pasa automáticamente a GLP de manera imperceptible para el conductor una vez que el circuito alcanza la temperatura de funcionamiento necesaria (aproximadamente 35 °C). Si el GLP se acaba, el sistema vuelve automáticamente al funcionamiento con gasolina y advierte al conductor con una alarma roja.
  • Centralita de control (ECU): La centralita está interconectada con la centralita de gasolina original y, sobre la base de las señales recibidas de los sensores del sistema, gestiona los inyectores de gas calculando los tiempos y la cantidad de gas a inyectar. La ECU se calibra durante la instalación según las características específicas del vehículo y está dotada de programas de adaptación automática que adecuan los parámetros de funcionamiento en función de las variaciones de las condiciones de uso y el desgaste del motor.

¿El automóvil pierde potencia con la alimentación por GLP?

Con los modernos sistemas de inyección secuencial Lovato Gas, las pérdidas de potencia se cuantifican en el 2-5%, porcentaje generalmente inferior al de la potencia consumida, por ejemplo, por el encendido del aire acondicionado, y no significativo durante la conducción.

¿El automóvil consume más con la alimentación por GLP?

A razón de las diferentes características fisicoquímicas del gas respecto de la gasolina, se observa un aumento del consumo de combustible generalmente del 10% al 12% según el tipo de sistema instalado. El aumento del consumo se debe al menor potencial calórico del GLP. Sin embargo, por su menor coste e impacto ambiental, el uso del GLP resulta ser una elección económica (ahorro de aproximadamente el 50%) y ecológica.

¿Es difícil utilizar un sistema GLP?

Con los modernos sistemas de inyección Lovato Gas, todo se automatiza. El conductor sólo debe llenar el depósito de gas, pulsar la tecla de conmutación y… ¡empezar a ahorrar!

Con la instalación de un sistema GLP, ¿puedo seguir viajando a gasolina?

Con la instalación de un sistema GLP, el vehículo pasa a ser bicombustible, es decir que puede utilizar indiferentemente gas o gasolina. En consecuencia, su autonomía original aumenta en función del tamaño del depósito de gas instalado.

¿Qué mantenimiento requiere el sistema GLP?

Para garantizar el buen funcionamiento a lo largo del tiempo, el sistema está sujeto a controles periódicos (ej. sustitución del filtro) según un plan de mantenimiento programado cada 10-20.000 km. Los trabajos de mantenimiento generalmente son realizados por el taller en concomitancia con los controles regulares del automóvil.