Consejos de KYB sobre la conducción en invierno

En invierno pueden surgir dudas en la conducción. Sobre todo, cómo preparar un vehículo para que esté en buenas condiciones y así evitar tener graves consecuencias de seguridad. Es más, los cambios de temperatura en las estaciones sumado al temporal los tipos de carretera pueden influir en un vehículo.

Para ello, los amortiguadores deben mantener los neumáticos firmes, las ruedas no estar desgastadas, y los frenos a punto para tener mayor estabilidad en la carretera. Debido a la lluvia, la nieve o el hielo puede verse desprotegido y en peligro si además no tienes el coche preparado para las diferentes circunstancias meteorológicas que puede traer el invierno.

Aún así la gran mayoría de los coches ya vienen equipados con un control electrónico de estabilidad (ESC) que ayuda en condiciones invernales peligrosas. Tiene la capacidad de poder detectar si el coche está inclinado o pierde tracción pudiendo aplicar frenos de ruedas individuales para no provocar un derrape. Aunque tienen una desventaja, como fueron diseñados con amortiguadores nuevos, en el caso de si los tiene antiguos o desgastados, el ESC no funcionará correctamente.

KYB y sus consejos para la conducción en invierno

Antes de conducir debes quitar la nieve y el hielo que haya en tu vehículo. Eliminar restos de las ventanas y los faros para que al usar el limpiaparabrisas no haya bloqueos en tu campo de visión. Y revisar los niveles de líquido constantemente porque se agotan rápido.

Debes saber también que los amortiguadores necesitan estar en buen estado porque ya de por sí son los encargados de que, en el momento de frenar, sus neumáticos estén bien adheridos al suelo de la carretera para no perder el control.

Con las malas condiciones debido al tiempo que te puedes encontrar, aumenta la distancia de frenado. Por lo tanto, hay que contar con la seguridad de tener tiempo suficiente para poder frenar.

Es importante tener tiempo para acelerar, dejar de acelerar y maniobrar con precaución antes de que el vehículo comience a derrapar.

En efecto, también hay que comprobar los neumáticos y que éstos tengan una banda de rodadura adecuada y a su vez, contar con el kit de repuesto en caso de que no funcione.

Otro consejo es arrancar en una marcha más alta para favorecer la tracción del vehículo y evitar que las ruedas giren en el momento de mover el coche.  A la hora de conducir en colinas hay que dejar mucho espacio entre vehículos. Y si te pones en carretera no debes olvidar un descongelante de paquete, una manta, ropa y calzado adecuado.

¡Participa!

Comentarios

Sin comentarios aún
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad