¿Cuáles son las piezas de recambio para coche más utilizadas en el taller?

Un automóvil está compuesto por miles de piezas diferentes, algunas más duraderas que otras. Por eso, si queremos que siempre esté en buen estado debemos practicar un buen mantenimiento. En este sentido, los recambios son fundamentales, ya que reponen esos componentes dañados o desgastados con el paso del tiempo.

Y es que cada vez que un vehículo pasa por el taller, un equipo de profesionales revisa y analiza las necesidades del vehículo. Un análisis que resultará en que diferentes piezas deban ser sustituidas para mantener operativo el coche, así como para garantizar la seguridad y el correcto estado de cara a las revisiones periódicas obligatorias, la ITV.

¿Cuáles son los recambios más comunes?

Cuando hablamos de recambios, hablamos de cada elemento que forma parte de nuestro coche. Desde un pequeño botón de control o un fusible hasta piezas más grandes como el motor o las ruedas.

Todo forma parte de un mismo conjunto, aunque, como ya sabemos, hay piezas que tienden a desgastarse más que otras y que exigen cambiarse con más frecuencia ¿Cuáles son los recambios más comunes? La asociación de proveedores de automoción, Sernauto, ha publicado un post dando respuesta a esta pregunta…

Filtros y bujías

A la hora de pasar por el taller es fácil que como mínimo realicemos un cambio de aceite, incluyendo filtros y bujías. Estos dos componentes son los recambios de coche más comunes y corrientes, y también de los más económicos. Son piezas de desgaste habitual, requieren una sustitución frecuente. Un estado correcto de los filtros y las bujías mejora la eficiencia de combustible a la vez que mejora el comportamiento general del coche.

Luces y baterías

El sistema de iluminación de nuestro coche es vital, y no solo por la noche. En todo momento debemos circular con visibilidad, tanto para nosotros mismos como para el resto de conductores. Las luces son uno de los recambios de automóvil más solicitados. Aunque su vida operativa es muy larga, diversos factores pueden dañar su funcionamiento y reducir drásticamente su vida útil.

Las luces están alimentadas por la batería. Una pila que genera la corriente eléctrica para suministrar la energía suficiente como para hacer funcionar multitud de elementos del vehículo. La vida de una batería corriente es de unos tres años, aproximadamente, y por lo tanto se convierte en un elemento de cambio muy habitual.

Limpiaparabrisas

Lo mismo pasa con las escobillas de los parabrisas. Son fundamentales en los días donde la climatología no acompaña para las labores de conducir. En parejas o en solitario, los limpiaparabrisas realizan una función vital, y por eso deben estar siempre en perfecto estado. Un recambio de coche muy habitual, aunque solemos acordarnos de él los días en los que necesitamos.

Aire acondicionado

Caso parecido ocurre con el aire acondicionado. Con la llegada de las estaciones más calurosas el aire acondicionado se torna como aliado indispensable. Sin embargo, tras varios meses sin uso es posible que no funcione como debería, o que el gas refrigerante se haya extinguido, dejándonos solos en un habitáculo caliente e insoportable. Así, la recarga del gas refrigerante es una de las operaciones más realizadas en el taller.

Neumáticos

Las ruedas son el único punto que nos mantiene en contacto con la carretera. Esos cuatro puntos resultan fundamentales para mantener las cotas de seguridad en orden. Su mantenimiento es esencial, y también su sustitución cuando las condiciones lo requieran. Un recambio de automóvil muy habitual en las visitas al taller.

Amortiguadores

A partir de este punto nos adentramos en recambios de coche más grandes, pesados y caros, pero que también son corrientes de sustituirse. Los amortiguadores no solo realizan una función de confort, también de seguridad. Un amortiguador es capaz de filtrar las irregularidades de la calzada a la vez que se encarga de sujetar al vehículo en una curva. Su mal estado afecta a otros componentes, y por ello es habitual proceder a su cambio.

Frenos

Uno de esos componentes perjudicados son los frenos, ya sean de disco o de tambor. Una frenada perfecta puede marcar las diferencias entre tener un accidente o no. El conjunto de frenos debe revisarse cada cierto tiempo para asegurarse que cumple con los requisitos mínimos. Es un elemento de desgaste muy habitual en el coche, y uno de los recambios más solicitados.

Piezas de dirección

Para completar esta particular lista de los recambios de coche más demandados en el sector hay que hablar de la dirección. El volante transmite nuestras órdenes a las ruedas. Un trabajo sensible y delicado que requiere que todos los componentes trabajen de forma sincronizada y correcta. Las piezas de la dirección son muy demandadas, y por eso figuran en este listado.

A lo largo de la vida útil de un vehículo se emplean multitud de repuestos y piezas diferentes. Para garantizar el óptimo funcionamiento y la máxima seguridad es necesario cumplir con los plazos de mantenimiento fijados por el fabricante. Además, concluyen desde Sernauto, «los recambios de coche de calidad aportan confianza, y es mejor invertir en calidad que perder en seguridad».

¡Participa!

Comentarios

Sin comentarios aún
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad