La etiqueta europea no tiene en cuenta el ruido que el neumático genera en el interior del automóvil

Explica Nokian Tyres que solo considera el exterior, sin tener en cuenta lo que se escucha dentro del vehículo, y explica que el ruido de los neumáticos se ve afectado por factores como modelo y tipo de vehículo, llantas, compuesto de la goma, tipo de carretera o clima.

El aumento del parque de vehículos eléctricos, y su silencioso funcionamiento, ha hecho que cada vez más conductores se interesen por el ruido de las cubiertas de su automóvil, aunque el ruido externo de la rodadura es un aspecto diferente al producido en el interior del habitáculo, si bien ambos pueden reducirse con un correcto mantenimiento del coche y de los neumáticos, asegura Nokian Tyres.

El fabricante nórdico señala, además, que el ruido de los neumáticos que mide la etiqueta europea es únicamente el exterior, por lo tanto, no tiene en cuenta el que se escucha desde dentro del vehículo. Este y el ruido exterior pueden ser incluso polos opuestos y reducir uno puede aumentar el otro. En este sentido, el ingeniero de desarrollo Hannu Onnela, de Nokian Tyres, explica que “lo que se oye dentro del vehículo es una combinación de varios elementos. El ruido de los neumáticos se origina en el contacto de estos con la carretera: la rugosidad hace que el cuerpo del neumático vibre cuando rueda sobre la calzada. A partir de ahí, la vibración recorre una larga distancia a través del neumático, la llanta y otras estructuras del vehículo hasta llegar al habitáculo, donde parte de ella se convierte en sonido audible”.

La adquisición de neumáticos nuevos lleva implícita cierta complejidad para saber cuál de las opciones disponibles será la más silenciosa para el coche. Además, el ruido de los neumáticos se ve afectado por varios factores, como el modelo y el tipo de vehículo, las llantas, el compuesto de la goma, el tipo de carretera, la velocidad de conducción y también el clima. Puede haber incluso diferencias entre coches similares, lo que hace que las comparaciones exactas sólo sean posibles en situaciones en las que se utiliza el mismo coche y en condiciones idénticas. Onnela aclara que “los indicadores no nos dicen todo lo que necesitamos saber, por lo que realizamos muchas pruebas subjetivas basadas en la apreciación humana. Es importante averiguar si un ruido es molesto, aunque un indicador no sea capaz de detectarlo”.

PAUTAS GENERALES

Sin embargo, pueden tenerse en cuenta una serie de pautas generales, como que cuanto más blando sea el compuesto de la banda de rodadura del neumático, existe mayor probabilidad de que se reduzca el ruido. También que los neumáticos de perfil alto suelen ser más cómodos y silenciosos de conducir que las alternativas de perfil bajo.

El diseño del neumático es de vital importancia, lo que significa un compromiso constante por parte de Nokian. Si se cambia una característica del neumático, también se pueden alterar las demás de alguna manera, y aunque la seguridad, para el fabricante nórdico, sigue siendo la prioridad número uno, los desarrolladores también intentan afinar las demás características para obtener el mejor resultado posible.

Por otra parte, Olli Seppälä, responsable de I+D de Nokian Tyres, asegura que los distintos mercados demandan productos con características diferentes. Los neumáticos de invierno para Europa Central son más silenciosos que los de verano. Sin embargo, los de invierno nórdicos son más silenciosos que los de invierno para Europa Central, “debido a que la banda de rodadura es aún más gruesa y su compuesto, más blando. Las características de ruido interior del neumático se acentúan cuando el coche se utiliza habitualmente a velocidades de 50-100 km/h”.

DESGATE UNIFORME, MENOS RUIDO

El factor humano es clave para Nokian Tyres, que realiza pruebas de ruido en su pista de Nokia, Finlandia, y en la de Santa Cruz de la Zarza, Toledo. En esta última cuenta con una pista de 1,9 kilómetros de “carretera de comfort”, que permite testear los neumáticos en diferentes tipos de asfalto y carreteras irregulares y realizar exámenes de ruido, como una parte más de las pruebas de homologación de los neumáticos.  

En cualquier caso, los conductores deben tener en cuenta que el cambio de neumáticos produce sensibilidad respecto al ruido. Además, las cubiertas viejas tienen una baja profundidad de la banda de rodadura, lo que crea una sonoridad diferente a la de las nuevas. En cierta medida, los conductores pueden influir en el ruido de los neumáticos. En primer lugar, deben asegurarse de que los neumáticos estén en perfecto estado. Por ejemplo, si la geometría de la suspensión no está dentro de las especificaciones del fabricante, lo que da lugar a ángulos de dirección incorrectos, los neumáticos se desgastarán de forma desigual y generarán más ruido. Incluso si las ruedas están bien alineadas, se deben rotar los neumáticos para que se desgasten de manera uniforme. El ajuste de la presión de inflado también puede afectar al ruido de los neumáticos.

¡Participa!

Comentarios

Sin comentarios aún
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad