Trucos y consejos para sacar un coche atrapado en la nieve

Todos tenemos las imágenes que la borrasca Filomena nos dejo a comienzos de 2021 muy recientes en la memoria y las consecuencias que tuvo para muchos conductores, cuyos coches quedaron atrapados durante días bajo la nieve. Independientemente de que se vuelvan a repetir o no unas situaciones tan extremas, lo cierto es que todos deberíamos saber cómo sacar nuestro coche de la nieve llegada la ocasión. Y sobre todo hacerlo en condiciones de seguridad para nosotros mismos y para nuestro vehículo. De hacerlo de forma incorrecta podríamos provocar daños al automóvil que irían más allá de lo meramente estético.

Pasos para sacar un coche atascado de la nieva

Lo primero que tenemos que conseguir es que el vehículo arranque. Ya sabes que frío no es un buen compañero de viaje. Lo segundo, evitar los previsibles patinazos si la nieva ya se ha convertido en hielo bajo las ruedas. Pero, normalmente, lo primero de todo será desenterrar el coche de la nieve. Lo más normal será armarnos de paciencia y rascador y ayudarnos con una solucioón de agua y alcohol para facilitar la retirada de la nieve y el hielo acumulado sobre la superficie del automóvil. Recuerda: no uses nunca agua caliente.

Vamos a sacar el coche de la nieve

  • Lo primero que debemos comprobar es por qué está atascado nuestro vehículo. Lo más lógico será que el origen sea la pérdida de tracción de las ruedas por culpa de la nieve y el hielo que impiden el contacto de los neumáticos con el firme. En la recuperación de la tracción, comprobaremos que las ruedas giran sin movernos. La solución nunca pasará por pisar a fondo. Sal de coche, evalúa la situación y sigue estos pasos:
  • Limpia el tubo de escape. Si está bloqueado por la nieve o el hielo puede producir una filtración de gases indeseable en el interior del vehículo.
  • Comprueba que no hay obstáculos cubiertos por la nieve con los que podamos colisionar o rozar la carrocería cuando iniciamos la maniobra de salida.
  • Retira la nieve alrededor de las llantas. Sírvete de una pala y trata de eliminar también al máximo la nieve bajo las ruedas. Si la nieve se ha convertido en hielo, trata de romperlo.
  • Si debajo del chasis se ha acumulado nieve, trata de eliminarla también.
  • Móntate en el coche y pon la segunda si tiene cambio manual para intentar desatascarlo suavemente.
  • Si aún así no has recuperado la tracción suficiente, deberás de recurrir a otros trucos: usa arena para gatos o un trapo para ganar agarre suficiente para salir. ¿Una solución más rudimentaria? Si no tienes otros recursos, intenta colocar una rama delante de las ruedas de tu coche.
  • Sírvete de sal para derretir el hielo bajo los neumáticos. Si no tienes a mano, puedes recurrir a líquido limpiaparabrisas o anticongelante.
  • Deja salir un poco de aire de los neumáticos para bajar su presión y que más superficie entre en contacto con el firme. Ayudará a dar agarre al coche, pero no te pases si no tienes una bomba para volver a inflarlos.
  • Gira las ruedas de izquierda a derecha si tu coche cuenta con tracción delantera al intentar desatascarlo cuando llegue el momento.
  • Si aún así no consigues sacar tu coche, no hagas cambios bruscos hacia adelante y atrás que puedan estropear la transmisión ni recurras a acelerones. Lo mejor que puedes hacer es tratar de llamar a tu servicio de asistencia en carretera.

¡Participa!

Comentarios

Sin comentarios aún
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad