Activar (o no) la recirculación de aire en el coche en invierno: ¿sabes usar esta función de forma correcta?

Seguro que alguna vez te has preguntado para qué sirven algunos botones del salpicadero del coche o qué significado tienen los pictogramas de ciertos testigos que se iluminan con distintos colores en el cuadro de instrumentos.

En el caso de que no sepas cuál es su función siempre te puedes guiar por la representación gráfica que aparece dibujada en su interior para intuir su significado. O bien puedes acudir al manual del vehículo para salir de dudas con mayor precisión…

La recirculación del aire

En este sentido, una de las teclas (y, por tanto, función) más desconocidas por los usuarios es la que tiene representada la silueta de un coche con una flecha en forma de U en posición transversal dibujada en su interior.

Su dibujo y la colocación del botón junto al resto de controles del aire acondicionado o del climatizador ya nos da una idea de su significado y utilidad. Efectivamente, tiene que ver con el sistema de refrigeración del coche. Se trata del botón de recirculación de aire.

Este botón inicia la función de hacer recircular el aire frío que se obtiene al activar el aire acondicionado del coche. Resulta de gran utilidad en los meses más cálidos del año, ya que permite enfriar el habitáculo con mayor rapidez al conseguir que cada ciclo de recirculación sea más frío que el anterior.

Su utilización supone, al mismo tiempo, un ahorro de combustible porque no obliga al climatizador a enfriar el aire caliente procedente del exterior y a realizar, por lo tanto, un sobreesfuerzo.

Al poner en marcha el sistema de recirculación de aire evitamos también la entrada de agentes exteriores perjudiciales para la salud, lo que resulta un alivio para aquellas personas que sufren alergias o problemas respiratorios. De este modo, impedimos que se filtre al habitáculo polvo, polen, gases, olores desagradables o aire tóxico.

Por lo tanto, es recomendable activar el botón en los atascos para salvaguardarnos del humo del tubo de escape del vehículo que tenemos delante, lo mismo que cuando circulamos detrás de un camión o de un autobús con motor de combustión.

Activarla (o no) en invierno

¿Y podemos usar esta función igualmente en invierno? Utilizar en invierno esta función no es una buena idea cuando la temperatura del exterior es gélida ¿Por qué? Como el sistema atrapa la humedad exterior y hace circular el aire por el habitáculo lo único que conseguiremos es que se empañen los cristales y se reduzca la visibilidad.

Asimismo, incluso si hace mucho calor, no es recomendable hacer recircular el aire del coche durante mucho tiempo. Lo recomendable es hacerlo, como máximo, durante periodos de no más de 10 minutos. Y es que uno de los efectos negativos que el estancamiento del aire puede provocar es la somnolencia, con el peligro que ello conlleva.

Otras recomendaciones para una eficaz utilización del sistema de recirculación del aire es mantener en buen estado el filtro de habitáculo y no dirigir el flujo de aire directamente a la cara. Si los filtros no están en buenas condiciones, los conductos pueden convertirse en un foco de bacterias y perjudicar gravemente la salud de los ocupantes.

Tampoco es recomendable activar el mecanismo si se está fumando en el interior del vehículo, ya que el humo del tabaco recirculará por el interior del habitáculo cargando el ambiente. Al depositarse el humo en el evaporador del sistema, provocará malos olores a la larga que son difíciles de hacer desaparecer incluso con ambientadores.

¡Participa!

Comentarios

Sin comentarios aún
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad