Cuidado en la carretera: estas Navidades habrá más de 19,5 millones de desplazamientos

Este jueves 23 de diciembre arranca la Operación especial que la Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha con motivo de las fiestas navideñas y que contempla una serie de medidas de regulación, ordenación y vigilancia del tráfico a nivel nacional hasta el 9 de enero de 2022.

Este operativo, para el que se prevén un total de 19.530.000 desplazamientos, se desarrollará en tres fases que coinciden con los días festivos de mayor tráfico. La primera fase será en Navidad, del viernes 24 al domingo 26 de diciembre de 2021; la segunda Fin de Año, del viernes 31 de diciembre al domingo 2 de enero de 2022; y la tercera Reyes, del miércoles 5 al domingo 9 de enero de 2022.

Dispositivo especial

Este dispositivo cuenta, como en cualquier otra operación especial, con la total disponibilidad de los medios de los que dispone la DGT y que incluye tanto los medios humanos (agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, personal funcionario de los Centros de Gestión de Tráfico, patrullas de helicópteros y personal encargado del mantenimiento de equipos y de la instalación de medidas en carretera), como los técnicos (780 radares fijos, 92 de ellos de tramo; y 545 móviles de control de velocidad, además de los 12 helicópteros, 39 drones, 216 cámaras y 15 furgonetas camufladas para controlar el uso de móvil y del cinturón de seguridad).

La DGT recuerda que es importante evitar las horas más desfavorables y nos alerta que durante el invierno son frecuentes las condiciones meteorológicas adversas como la nievehielonieblalluvia viento, que alteran de forma significativa las condiciones en que se desarrolla la circulación, a la vez que generan mayores dificultades a las previstas en el viaje por carretera produciendo en el conductor fatiga visual y aumento de la tensión nerviosa, todo ello lleva consigo una disminución de la atención en la conducción.

Cómo conducir en condiciones adversas

Aunque todos estos inconvenientes que se nos pueden presentar, se superan teniendo siempre presentes las dos reglas básicas de prevención y la prudencia, también será preciso observar una serie de consejos y normas específicas para cada clase de incidencia meteorológica: nieve, hielo, niebla, lluvia y viento que nos pueda afectar en carretera:

Con nieve

-Encender las luces de cruce (ver bien y ser visto).

-Comprobar el funcionamiento del limpiaparabrisas y luneta térmica.

-Utilizar el sistema de ventilación interior del vehículo para eliminar el vaho sobre los cristales y aplicar una bayeta seca.

Evitar aceleraciones y deceleraciones bruscas, así como adelantamientos.

Anticiparse ante cualquier incidencia para no tener que utilizar los frenos.

-Mantener la velocidad reducida.

-Limpiar periódicamente la nieve que se acumula en el guardabarros y que puede obstaculizar el giro de las ruedas.

-Mucha precaución con la nieve pisada en calzada y transformada en hielo, pues es muy deslizante.

-Tan pronto como la carretera se vea blanca o cuando lo demanden las Fuerzas de Vigilancia en carretera, se colocarán las cadenas en las ruedas motrices en caso de no llevar neumáticos de invierno.

-Las cadenas se instalarán en lugares apartados de la calzada y de fácil acceso para el vehículo, evitando entorpecer la circulación de la carretera.

En caso de bloqueo de la carretera por nieve:

No adelantar a un vehículo bloqueado por nieve en carretera sin estar completamente seguro de poderlo hacer, dejando la vía libre después de realizar la maniobra.

No pararse nunca en la calzada, aparcar fuera de la carretera y no abandonar el vehículo más que estando seguro de poder llegar a una casa o refugio para solicitar ayuda.

No adelantar a una máquina quitanieves mientras se encuentre trabajando.

Con hielo

-Saber reconocer con anticipación los tramos o zonas con hielo para no tener que utilizar los frenos. Algunos signos que detectan su presencia en la carretera pueden ser hielo sobre el parabrisas, humedad alta y sol brillante, existencia de zonas blanquecinas de escarcha o hielo en aledaños a la calzada.

Disminuir lentamente la velocidad y mantenerla muy reducida.

-Evitar frenar o cambiar bruscamente de dirección.

Evitar aceleraciones y deceleraciones, así como adelantamientos.

-Tener presente la dirección y comportamiento del resto de vehículos, que puede ser imprevisible.

Con niebla

Encender las luces de cruce y alumbrado antiniebla.

Adaptar la velocidad y distancia de seguridad con el vehículo delantero en función de la visibilidad (Regla de las 3V, es la medida a respetar con niebla). Ejemplo: Visibilidad (50 metros) = Velocidad (50 Km/h) = Vehículo delantero (a 50 metros)

No seguir de cerca a otro vehículo; vigilar la luz de freno del vehículo delantero.

Comprobar el funcionamiento de los limpiaparabrisas.

No frenar bruscamente ni detenerse en calzada y evitar adelantamientos.

-En caso de cualquier incidencia en carretera, encender inmediatamente los intermitentes de emergencia, faros y alumbrado antiniebla.

-Cuando la niebla sea muy densa, tomar como referencia las marcas viales de la derecha de la calzada.

En autopista y autovía circular siempre por el carril derecho.

Prestar atención a los vehículos de 2 ruedas y a peatones por ser menos visibles con niebla.

Con lluvia

Encender las luces de cruce para ser vistos mejor.

Comprobar el correcto funcionamiento de los limpiaparabrisas y luneta térmica.

Orientar la calefacción interior del vehículo hacia los cristales para combatir el vaho y limpiarlos con una bayeta seca.

Comprobar periódicamente la eficacia de los frenos, tocándolos suavemente para secar la humedad de las pastillas.

No frenar bruscamente para evitar el deslizamiento (aquaplanning).

Tener presente que la distancia de frenado es mayor con lluvia, por lo que aumentaremos la distancia de seguridad con el vehículo delantero (Regla del Cuadrado es la medida a respetar para la distancia de seguridad).

Regla del Cuadrado es la medida para el cálculo de la Distancia de Seguridad; para su determinación si circulamos por ejemplo a 90 Km/h, elimine la última cifra quedando 9 y multiplique este número por sí mismo 9 x 9 = 92 = 81, luego la distancia de seguridad al vehículo que va delante debería ser 81 metros.

En calzadas mojadas por lluvia la distancia de seguridad será el doble de la Regla del Cuadrado.

Con viento

-Saber reconocer la dirección y fuerza del viento.

Disminuir la velocidad y sujetar fuertemente el volante para evitar desviaciones peligrosas del vehículo.

-En los adelantamientos, cruces con otros vehículos, salidas de los túneles y en general lugares poco protegidos de la carretera, se pueden ocasionar ‘golpes de viento‘, por lo que deberá prestarse atención a estas situaciones para evitar pérdida de dirección y vuelco.

Seguir estos consejos, harán tus viajes más seguros en caso de condiciones meteorológicas adversas. De igual forma, revisar tu coche antes de salir a la carretera mejorará tu seguridad en carretera y te evitará contratiempos.

¡Participa!

Comentarios

Sin comentarios aún
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad