Qué es la reserva de dominio y qué límites supone si la tiene tu coche

Qué es la reserva de dominio y qué límites supone si la tiene tu coche

A la hora de realizar una compraventa de un vehículo, debe sonarte el concepto ‘reserva de dominio’ y si no te lo explicamos aquí.

Esta figura regula bienes de naturaleza tangible, como un coche, cuando se compran a plazos o mediante financiación. Esta supone que, aunque, podrás hacer uso del vehículo, no será de tu propiedad hasta que termines de pagarlo.

Sin embargo, esta cláusula no aparece en todos los contratos de compraventa. Ya que es un acuerdo que pueden llegar el comprador y el vendedor ellos mismos si así lo pactan. Si llegado el caso, te decantas por esta opción, debes tener en cuenta varios aspectos.

Cuáles son los límites de la ‘reserva de dominio’

Bajo ningún concepto mientras tengas el coche en reserva de dominio, no podrás darlo de baja o lo que es peor, no podrás venderlo a otra persona.

Por eso, cuando compres un coche de segunda mano, asegúrate mediante un informe a Tráfico o bien acudas al Registro de Bienes Muebles donde se matriculó el coche para conocer si tiene cargas como la reserva de dominio.

Qué debes hacer antes de la compraventa

Si quieres hacer alguno de los trámites que comentábamos, tú o tu entidad financiera deberéis cancelar la reserva de dominio cuando hayas pagado el total del vehículo. Es necesario hacer esta cancelación incluso si la deuda está liquidada, porque si no, la titularidad seguirá siendo del banco.

  1. Averiguar la entidad financiera que tiene la reserva de dominio del coche. Para ello, puedes comprobar el documento original de compraventa o pedir un informe a Tráfico. Pedir una nota simple del vehículo al Registro de Bienes Muebles provincial donde se matriculó el coche. Puedes hacerlo presencialmente o por Internet con DNI electrónico.
     
  2. Enviar los documentos a la entidad financiera. En tu carta deberás incorporar la nota simple del coche, tus datos del DNI y deberás solicitar una carta de pago original.
     
  3. Al cabo de unas semanas (incluso puede llegar a tardar un mes), recibirás la carta de cancelación de parte del banco. Esta puede ser gratuita o puede costarte entre 20 u 80 euros.
     
  4. Presentar la carta de cancelación, el impreso de levantamiento de reserva de dominio, el DNI, los papeles del vehículo y el pago de tasas al Registro de Bienes Muebles. Puedes hacerlo de forma presencial, por correo ordinario o por mensajero.
     
  5. Al cabo de dos semanas, contacta con Tráfico para comprobar que todo esté correcto y el coche se encuentre libre de cargas.

¡Participa!

Comentarios

Sin comentarios aún
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad