¿Cómo reducir el consumo de tu coche? Prueba con la velocidad (y otras medidas)

¿Cómo reducir el consumo de tu coche? Prueba con la velocidad (y otras medidas)

Algunos vehículos igual o inferior a 3.500 kg de mma (masa máxima autorizada) tienen un límite de velocidad de 90 km/h en las carreteras convencionales. Aun así, queda sujeto al titular de la vía establecer el límite hasta 100 km/h. Mientras que en autopistas y autovías el máximo son 120 km/h, según la DGT.

Reducir la velocidad es una medida que ayudaría disminuir el consumo de combustible, cuyo precio se ha disparado desde el estallido del conflicto entre Rusia y Ucrania. Es más, reducir 10 km/h en autovías, a corto plazo, podría suponer contar con un total de 290.000 barriles más de petróleo no gastados.

Aunque claro está, el ahorro dependerá del consumidor y por lo tanto de los kilómetros que recorra. Por si no lo sabías, Tráfico recuerda que pasar de 90 km/h a 120 km/h supone un incremento de consumo de hasta un 30%. Sin embargo, la velocidad no es la única variable a tener en cuenta a la hora de reducir el gasto de carburante…

Cómo reducir el consumo

Un coche puede conseguir bajar su consumo hasta un 10% con otros factores como cambiar la manera de conducir o incluso, llevar el vehículo a un taller para que lo revisen correctamente. De hecho, si eliges esta opción, puedes tener la posibilidad de eliminar de tu coche la carbonilla del motor y con esto optarás de hasta un 20% de disminución de emisiones contaminantes y hasta un 10% menos de consumo de combustible.

Qué hacer para ahorrar combustible

  1. Realiza una conducción responsable. Respeta las normas, evita acelerones y frenazos bruscos, y mantén una velocidad constante.
     
  2. Si estás parado durante mucho tiempo, apaga el motor.
     
  3. Reduce los desplazamientos innecesarios.
     
  4. A su vez, intenta evitar los atascos gracias a una planificación antes de un viaje. No conduzcas a horas punta para moverte por la ciudad porque te verás envuelto en paradas y arranques continuos.
     
  5. Revisa tu vehículo para contaminar y gastar menos. Una de las razones por las que se decide quitar la carbonilla del motor es porque el coche ya ha perdido potencia o emite humo negro por lo que es la opción más adecuada. Teniendo en cuenta que te ahorrarás no solo combustible sino muchas averías.
     
  6. Comprueba el estado de los neumáticos y la presión, porque también puede influir en el consumo. Tienes que ver la eficiencia del combustible, si hay algún ruido, cual puede ser su durabilidad o de qué están compuestos. Y, muy importante, cuanto más sobrepases (por arriba o por abajo) la presión recomendada, más incrementará tu consumo de carburante.
     
  7. Usar aditivos puede ayudar a reducir el consumo de combustible entre un 3 y 5%. También hay aceites con aditivos que mejoran el rendimiento de tu vehículo. Pero no debes olvidar seguir siempre las indicaciones del fabricante.

¡Participa!

Comentarios

Sin comentarios aún
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad